TRES EXMAGISTRADOS DESTACAN EL  LEGADO DE LA SALA DE LO CONSTITUCIONAL

Sidney Blanco, Rodolfo González y José Enrique Argumedo han ocupado una silla en la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia en dos períodos de gestión distintos, pero a su vez representan dos etapas en las que dicho tribunal ha dejado huella a través de sentencias que han revolucionado procesos, instituciones, o han garantizado derechos fundamentales de los ciudadanos. Ese rol y los desafíos para seguir avanzando destacaron los tres exmagistrados en  el congreso “Valoremos nuestra Constitución”.

El doctor Argumedo recordó cómo la Sala que él integró, a la que definió como el intérprete máximo de la Constitución, empezó a sentar jurisprudencia a través de muchas resoluciones importantes, y que por ello la población comenzó a tener confianza en este tribunal, tanto que “hasta los sindicatos reventaban cohetes” .

Pero más allá de los cohetes, Argumedo menciona dos de las sentencias que a su juicio dejaron un legado importante: una que dejó claro que la dirección de la investigación la tiene la Fiscalía General de la República, no la Policía; y la otra sobre la que se logró restituir en la Superintendencia General de Electricidad y Comunicaciones (Siget) a Eduardo Colindres, luego de que este se amparara en el tribunal tras ser destituido.

Así se fue abriendo brecha y la gente fue tomando conciencia de la Sala de lo Constitucional; los estudiantes ya estudian las sentencias y hay  políticos las critican aunque no las hayan leído, sostiene el ex magistrado.

Rodolfo González dijo que desde los años 80 este tribunal viene dando luces de que las sentencias son importantes, en su totalidad, no solo la parte del fallo, y destacó cómo las cifras de demandas de inconstitucionalidad han venido en aumento, pero sobre todo de hábeas corpus y recursos de amparo han venido en aumento, tanto que solo en este año van 600.

González resumió la importancia de las sentencias de la Sala en el hecho de que: “una virtud que ha tenido es que ha sabido responder a los planteamientos novedosos, donde el mismo ciudadano le plantea derechos al medio ambiente, pero (le dice) quiero que analice el desempeño de todas las instituciones, (un problema a nivel de alcaldía, Asamblea…) y la Sala acepta analizar el estado de cosas”.

En ese sentido, González defendió que la Sala se ha ido innovando también cuando aborda temas que atañen a la sociedad actual, en la medida que los ciudadanos van llevando los temas a la mesa de los magistrados, y no duda de que en temas como los derechos y libertades supuestamente vulnerados en  la pandemia por el coronavirus también se sentará jurisprudencia.

El Juez Quinto de Instrucción, Sidney Blanco, destacó una serie de decisiones que tomaron en la Sala que él integró y que cambiaron en mucho el escenario electoral en cuanto y otorgaron más participación ciudadana como el voto cruzado y la habilitación de candidaturas independientes en las elecciones legislativas, pero además cuando invalidaron el transfuguismo partidario de diputados porque cambiaban la configuración de la Asamblea que el pueblo había decidido en las urnas.

Otra sentencia que destacó el ex magistrado es la que invalidó que una legislatura hiciera una reforma constitucional en el lapso entre una elección ya realizada y la toma de posesión de la siguiente legislatura. Al invalidar ese tipo de  reformas a la Constitución hechas por los diputados, se dio participación al ciudadano, destaca Blanco.

“La Constitución no solo es tema de abogados, es también un tema de los ciudadanos… la Constitución pertenece al pueblo. Se requiere que haya un tribunal independiente y con valentía suficiente para enfrentar al poder y darle razón al ciudadano y no a la Asamblea que emite una ley que afecta al ciudadano”, afirma Blanco.

Blanco de ataques

Este rol activo del máximo tribunal, especialmente en la última década, le ha traído opositores y hasta un activismo orquestado, concretamente por el FMLN cuando estuvo en el poder Ejecutivo, pero también de la Asamblea, cuando aprobaron el famosos decreto 743 con el que pretendía cambiar la votación de las resoluciones, obligándolos a tomar decisiones por unanimidad.

“Ha habido ataques del expresidente Flores, del expresidente Funes. El actual presidente ha llamado genocidas a los magistrados de la Sala de lo Constitucional y hace unas interpretaciones retorcidas de las sentencias de la Sala”, dice González  al hacer una breve resumen de los ataques.

El exmagistrado Blanco recordó que de los ataques verbales pasaron a amenazas a muerte y hasta llegaron a utilizar recursos del Estado para amedrentar a funcionarios; citó el caso de cómo a través del Organismo de Inteligencia del Estado (OIE) para perseguir a Belarmino Jaime, quien en ese momento presidía la Sala y el Órgano Judicial.

“La Sala de lo Constitucional siempre ha estado siendo víctima de partidos políticos, de otros órganos de gobierno e incluso amenazas a muerte que constantemente  lanzaban, señalamientos de que éramos terroristas y corruptos”, recuerda Blanco.

Argumedo también recordó que por sus sentencias fueron atacados.

Los peligros y el antídoto

El juez Blanco dice estar convencido de que el tribunal constitucional no puede pasar desapercibido, sin embargo, expresa su  temor de que en el contexto político convulso que se vive se pierda la relevancia que sus decisiones tienen y se crea que no son vinculantes.

“Hay una tendencia peligrosa al desconocer, al desprestigiar las decisiones de la Sala y podemos

llegar a un momento en que digan: ‘no importa lo que diga la Sala’ y no tenga un impacto efectivo”, expresó el juez Blanco.

También indicó otro riesgo y es que los avances que se hicieron en materia anticorrupción a través de la sección de Probidad y el freno a la  influencia de partidos políticos en ciertos procesos de otros órganos de Estado pareciera que han retrocedido. “De repente vemos que la corrupción continúa, que las cuotas partidaria no renuncian a la tentación de influir en la integración de las instituciones”, lamentò.

Ante este panorama, González recurre a la Constitución como garante de los derechos del ciudadano y por lo tanto insta a conocerla y preservarla. “Nuestra Constitución no es perfecta pero sí ha demostrado que contiene elementos importantes que pueden ayudar, lo mejor es conocerla, es más, es un deber de todo ciudadano, cumplirla y hacerla cumplir. Sí es un tema del día a día y  nosotros debemos conocerla, empoderar nuestros derechos y hacerlos valer ante los poderes públicos”, aconsejó.

El doctor Argumedo también instó a la ciudadanía a no temer ante los poderosos. “Mucha gente cree que no pueden pelear con el poderoso. Hubo un caso de un fontanero que le ganó un caso a Anda. Si revisamos la jurisprudencia, los débiles le ganan al poderosos pero cuando tienen la razón jurídica y un buen asesoramiento”, ejemplificó.

Los tres exmagistrados enfatizaron que la Constitución sigue estando vigente y que lo mejore es conocerla y usarla para defender nuestros derechos.