Lorena Heredia de Amaya, Directora Ejecutiva  ASILECHE:  “Nuestro principal reto es que los salvadoreños reconozcan que consumen productos lácteos de alta calidad elaborados en nuestro país por las empresas socias”.

ASILECHE asocia a las siete principales empresas de productos lácteos del país. En El Salvador, cada día se procesan alrededor de 1,200,000 litros de leche; de los cuales, las empresas socias de ASILECHE, procesan un 28%, cumpliendo con la normativa vigente y trabajando con altos estándares para que la población reconozca y consuma la calidad de la producción láctea local.

“Las empresas asociadas a ASILECHE, trabajan los 365 días del año para llevar a la mesa de cada salvadoreño leche, queso, crema, yogurt y otros productos lácteos de calidad”, aseguró la licenciada Lorena Heredia de Amaya, Directora Ejecutiva de la Asociación Salvadoreña de Ganaderos e Industriales de la Leche, ASILECHE.

La gremial genera en las siete empresas asociadas unos 250,000 empleos directos e indirectos y procesa alrededor del 28% del total de la leche que se produce en el país, trabaja por un objetivo: la mejora continua.

“Somos una industria que busca la calidad y ese es nuestro desafío, que el consumidor conozca y valore quién elabora el producto lácteo que lleva a su mesa. Ese es nuestro principal reto”, dijo la Directora Ejecutiva de la gremial.

La licenciada Heredia de Amaya explicó que ASILECHE tiene como asociados a dos importantes eslabones de la cadena, ganaderos y procesadores industriales de la leche quienes destacan por su calidad y excelencia.

“Trabajamos unidos como una cadena productiva, con muchos desafíos en aquellos temas del interés del sector, logrando con ello, la aceptación y preferencia de la población salvadoreña” insistió.

La gremial también forma parte de la Federación Centroamericana del Sector Lácteo (FECALAC) y de la Federación Panamericana de la Leche (FEPALE), organismos que trabajaron de la mano para mantenerse a flote en los meses más duros de la pandemia.

Pandemia no frenó operaciones

La licenciada Heredia de Amaya manifestó que muy a pesar de los inconvenientes que generó el ingreso de la pandemia por COVID-19 y todas sus implicaciones, ellos no pararon operaciones ni un solo día.

“Lo que hicimos de manera inmediata fue respetar la normativa laboral y de salud, tomando las medidas con aquellos empleados con enfermedades crónicas, los mayores de 60 años y las mujeres embarazadas a efectos de cubrirlos de esta pandemia, pero el sector tenía que seguir trabajando y decidimos continuar operando con los protocolos correspondientes, porque la vaca produce leche todos los días y había que procesarla”, contó la Directora Ejecutiva de la gremial.

La decisión de continuar operaciones los hizo ejecutar varias acciones de carácter inmediato, por ejemplo, elaborar un protocolo de bioseguridad que luego fue revisado y aprobado por el Ministerio de Trabajo.

También debieron coordinar los accesos a algunos lugares cuya movilidad estaba restringida, para que las pipas que transportaban la leche a las plantas no se detuvieran, situación que fue solventada casi de inmediato.

“El Gobierno implementó varias medidas como el cordón sanitario de Metapán (Santa Ana) y nuestras pipas de recolección de leche tenían que moverse ahí y a otras zonas donde era difícil el acceso, debido a que la Policía o la misma municipalidad ponía restricciones, pero logramos coordinarnos con ellos y continuar laborando”, explicó la licenciada Heredia de Amaya.

También, debieron pedir apoyo a las autoridades para facilitar la movilidad de los ganaderos a las zonas de ordeño en horas de la madrugada.

“Hubo alguna áreas más complicadas que otras pero definitivamente el sector se organizó y logramos salir adelante, la misma práctica o las ideas de los mismos ganaderos hicieron que mejoráramos la recolección de la leche y siempre tuviéramos el producto en planta para ser procesado”, aclaró.

La Directora Ejecutiva de ASILECHE, explicó que la unión de los socios de la gremial y la comunicación efectiva entre ellos fueron clave para que la producción y distribución de la leche y sus derivados no se detuviera.

“La verdad que funcionamos de manera efectiva porque mantuvimos una comunicación fluida con la toda la cadena, cualquier decreto o noticia que publicaran relacionada con la productividad de las empresas la divulgamos y fuimos el enlace para mantenerlos informados de lo que pasaba y del virus mismo”, contó.

La gremial y las empresas asociadas, también carnetizó a todos los empleados de la cadena e instaló una red de comunicaciones que facilitó a todos los involucrados, a informarse de inmediato sobre cualquier medida dictada por las autoridades o que afectara al sector.

Las empresas asociadas a ASILECHE, apoyaron al ministerio de Agricultura y Ganadería, cuando el sector ganadero manifestó el excedente de leche, debido al cierre del comercio (mercados públicos, pupuserías, tiendas, restaurantes, etc.). Además hicieron varias donaciones para los afectados por la pandemia o por las tormentas Amanda y Cristóbal, que azotaron el país a mediados del año.

En ASILECHE, estamos comprometidos con nuestro pueblo salvadoreño, y los lácteos de calidad nunca faltarán en su mesa.