Infinito Care: “Reciclar con arte, una segunda oportunidad de vida para los desechos”

Infinito Care es un emprendimiento dirigido por Xiomara de Ochoa, una emprendedora que además de creativa es amante del reciclaje y está comprometida con encontrar un segundo uso a los desechos, para beneficio del planeta y contribuir con la economía local.

“Todo sirve en esta vida”, esa es la consigna de Xiomara de Ochoa, una emprendedora que está convencida que casi cualquier desecho tiene el potencial para reutilizarse o reciclarse y transformarse en un objeto útil y hasta decorativo, debemos poner a trabajar nuestra memoria y crear.

Su larga carrera como comunicadora primero en medios y luego en el área institucional la llevó a involucrarse en temas relacionados con lo que ahora llamamos Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y potenciar lo que siempre ha sido su pasión: El cuidado por el medio ambiente y más específicamente, el reciclaje.

“Desde siempre me han encantado las manualidades y crear cosas para mi uso o para regalar usando todo lo que veo alrededor…Combinaba mi trabajo formal con ese pasatiempo”. Llegó a una empresa en la que pudo combinar su trabajo como Comunicadora y la pasión por el cuidado ambiental, logrando el beneficio social, “es un nicho que la mayoría de empresas pasa por alto”, enfatiza.

Ella desde siempre cultivó en su hogar el reciclaje y con un talento nato aprendió a transformar desechos en algo útil. Así un dispensador de jugos quebrado lo convirtió en un hermoso terrario o una llanta pinchada en una cómoda cama para mascotas.

En sus funciones como jefe de RSE promovió acercamiento con Universidades para la reutilización de desechos empresariales y al interior de la organización fomentó la realización de talleres en los que enseño a colaboradores a reutilizar y reciclar, luego los talleres salieron a otras empresas y al público en general, utilizando los desechos de la industria en la que laboraba.

Inifinito Care (Cuidado infinito) nació en el seno de su hogar, cuando dejó su trabajo como comunicadora institucional y se volcó a proyectos personales que incluían un programa radial dirigido a niños, donde promovía temas de seguridad nutricional, digital, financiera, medio ambiente, entre otros.

Cuando llegó la pandemia, el programa radial entró en pausa porque los niños ya no iban al colegio y no escuchan radio tan temprano. Tampoco pudo continuar con los talleres de reciclaje, pero sí siguió creando y experimentando con su arte, posteaba en sus redes sus logros y con la interacción de sus amigos la gente comenzó a interesarse en sus peculiares creaciones y fue así que la iniciativa se convirtió en un emprendimiento que ahora le genera ingresos.

Más que negocio, un proyecto educativo

Xiomara asegura que al principio no lo vio como negocio, sino como una forma de educar a otros, desde particulares hasta empresarios y sus colaboradores, sobre las bondades del reciclaje y la reutilización de desechos, pero la demanda por sus productos la hizo comenzar a comercializarlos.

Las muestras que hacía para promover los talleres, los regalaba, hoy, Xiomara ofrece en sus redes sociales camas para perros y gatos, otomanes y descansa pies hechos con llantas en desuso,  y una extensa variedad de arte en las que recicla madera, plástico, textiles y vidrio.

La artista adapta sus creaciones a la época y en esta temporada las botellas de licor o cualquier líquido son transformadas en hermosos “nacimientos” en los que la Sagrada Familia de José, María y Jesús son los protagonistas junto a los reyes magos, además de incluir otras figuras como los gnomos navideños, árboles y esferas que también tienen gran demanda.

La entusiasta artista está satisfecha por la comercialización de sus figuras y asegura que el valor agregado de sus piezas es que ninguna es igual a otra, “todos son diseños exclusivos, únicos, podrán llevar elementos iguales, pero la composición es diferente y siempre hay detalles que le dan ese valor agregado que no pueden encontrar en otro lugar”, recalcó.

“Me ha ido bien, estoy en grupos de emprendedores y bastante gente compra, pero quiero que le den valor al reciclaje, muchas personas piensan que porque es reciclaje debe tener un precio menor, no entienden que hay mucho más trabajo en rescatar algo y transformarlo, hasta hacer algo atractivo y bello…. Reciclar es ver lo que se tiene y a partir de allí imaginar en que se puede convertir, eso alarga el proceso creativo, pues además de pensar cómo puedes convertirlo en otra cosa debes hacer las muestras, para comprobar la factibilidad, es todo un desafío”, comentó la artista.

Xiomara quiere ir más allá. Anhela visitar empresas, escuelas y otros lugares donde pueda enseñar a otros lo que ella ya aprendió sobre el arte de reciclar, “va más allá de transformar una botella en una obra de arte, es cuidar el planeta, es desechar menos, es reutilizar más”.

“A futuro, quisiera seguir trabajando reciclaje con desechos de varias empresas, emplear personas, lo he pensado con una amiga que tiene un grupo de mujeres en el mar. Pero nos falta capital, tenemos que ir paralelamente trabajando en la comercialización de los productos, generar empleo y pequeños polos de desarrollo artesanal, cuando tengamos capital lo lograremos”, explicó.

Para ella, esta idea de negocio más que beneficio económico la llena de satisfacción. “En otros países la cultura de reciclaje es alta. He estado en otros lugares en los que el arte en reciclaje se vende muy bien, sigo y me siguen cuentas dedicadas a reciclar y nos preguntamos cómo vamos y las esperanzas son prometedoras.

“Lo importante es que se hace algo, se está haciendo algo, aunque todavía veo en la basura muchas cosas que podrían significar ingresos para un montón de gente y eso quiero impulsar”, contó.

“Nos hace falta mucho como país, las empresas deben buscar qué más hacer con sus desechos y darse cuenta todo lo que pierden cuando lo tiran a la basura. Me interesa motivar a otros a que vean de que otras formas se puede reutilizar las cosas y los empresarios son los más importantes, es a los primeros a los que hay que convencer del bien que hacen cuando pueden reinvertir en programas y proyectos que beneficien el medio ambiente, el reciclaje es uno de ellos, solo debe buscarse la asesoría de un experto que les diga qué hacer con sus desechos y es beneficio que retorna” aseguró.

“Todo sirve en esta vida”, tu decides qué hacer con la botella que te tiran, dejas que te lastime o la reconviertes en algo lindo.